Make your own free website on Tripod.com
Trotamundos.
Viajar no es tan sólo moverse en el espacio. Más que eso, es acomodar el espíritu, predisponer el alma y aprender de nuevo. Ortega y Gasset

África será siempre la de la época de los mapas de la era victoriana, el inexplorado continente vacío con la forma de un corazón humano

Graham Greene

La web para los que viajan sin prisa
África en el Corazón

¡Adiós Primer Mundo. ¡ Hola África !


El avión es sin ninguna duda el medio de transporte más rápido, cómodo y seguro que existe, pero también es el que peor te prepara para un viaje en el cual vas a necesitar ir ligero de equipaje, sobre todo hay que olvidar en algún momento de la partida la maleta llena de prejuicios, opiniones preconcebidas y precauciones de todo tipo, que hemos ido llenando con la ayuda de amigos y familia desde el momento en que les informamos de nuestro viaje a África. Yo abandoné esa maleta en la cinta transportadora del aeropuerto de Nairobi, donde uno percibe con alegría desde su misma llegada que hasta los aeropuertos son diferentes en África, acostumbrado como uno está a esos aeropuertos europeo limpios, neutros, con la misma música ambiental, y en los cuales no sabrías decir sin mirar tu tarjeta de embarque a qué país pertenece.

La mirada ávida recorre cada rincón del aeropuerto mientras esperamos la salida del equipaje, y presiente que la única manera de disfrutar África en toda su magnitud está en poner los ojos como platos, como esos ojos enormes de niños africanos que te miran con curiosidad, y a partir de ese momento tienes que dejar penetrar libremente en tu cuerpo todo lo que te ofrece África. La aparición del equipaje nos devuelve a la realidad y la salida de la terminal supone el encuentro con un grupo étnico muy interesante, los taxistas, que a diferencia de lo que suele ser habitual en España, no aparenta estado de cabreo permanente si no, primera sorpresa, amabilidad e interés por captar un cliente, y, cuando después de un breve regateo y un acuerdo sobre el precio, segunda sorpresa, respeto y educación con el cliente, al que le pregunta si quiere escuchar música, algo que nos agrada mucho más que la retransmisión a gritos de cualquier partido de fútbol, y que nos hace reflexionar en que las fronteras entre el Primer y Tercer Mundo no están tan claras y delimitadas.

Es de noche. Pronto descubriré que no hay nada tan oscuro como una noche africana, pero hoy el taxista salva los 15 km de distancia entre el aeropuerto de Nairobi y la ciudad en una moderna autopista iluminada de varios carriles en la que, como en todas las ex-colonias británicas, se circula por la izquierda. Con el taxi lanzado a la velocidad máxima permitida (por su motor), el conductor nos pregunta de donde venimos, a donde vamos, quienes somos, y todas las preguntas habituales, eso sí, como es preceptivo, se vuelve hacia atrás para hablarnos, aunque nosotros con gesto nervioso preferiríamos que mirara un poco más al frente. En un suspiro llegamos a la ciudad donde nos espera nuestra segunda prueba de fuego con el tráfico, ya que parece que el sistema de prioridad está basado en ?echarle un par? y no en el clásico ?derecha-izquierda?; el resultado es que delante de nosotros se produce un encontronazo bestial entre un motocarro y un autocar, en el cual lógicamente el motocarro y sobre todo su conductor lleva las de perder, nuestro taxista ni se inmuta, debe ver cientos de accidentes todos los días, y sigue su camino, ajeno a las miradas de pánico y al sudor frío que nos empezaba a recorrer el cuerpo. Protegidos por algún dios animista, logramos llegar sanos y salvos al hotel de estilo colonial, en cuyo bar, frente a una cerveza a temperatura ambiente, o sea caliente, comentamos nuestras primeras impresiones sobre África. Es Sábado por la noche, y el ambiente está muy animado, la gente viste muy bien, los hombres con trajes europeos, y las mujeres de una manera más tradicional, con vestidos realizados en telas de estampados llamativos pero elegantes que resaltan esos cuerpos tan lejanos de la estética anoréxica de estos tiempos. Sin ganas de cenar por el largo viaje realizado y sobre todo por el trayecto del taxi que ha dejado nuestros estómagos algo agitados, decidimos retirarnos a descansar, mañana comienza nuestro periplo africano y presentimos que va a ser bastante movido.
HOME
ESCRIBE
RELATOS

Música/Sonidos

Libros recomendados

Albúm de Fotos

ENLACES

InforNación.ONU. Información demográfica

Webcams. Cámaras en vivo

Información Viajeros. Ayuda para viajar sin prisa

Actualidad. Noticias sobre la zona.

El Clima. ¿Paraguas o bañador?

Seguridad. ¿Es segura la zona?

Sanidad. Recomendaciones sanitarias